Descripción del proyecto

INMACULADA RABOSO

Creadora del Método LRC
www.inmaraboso.com
Diplomada en Derecho
Titulada en distintas disciplinas deportivas
Terapeuta Transpersonal
Instructora de Meditación
Consultora Mindfulness
Profesora de Hatha y Vinyasa Yoga
Máster en Psicoterapia Corporal Energética: Bioenergética y Core-energética
Trainee de la Terapia Psico-corporal Focusing.

Desde muy joven me resultaba difícil entender el dolor y sufrimiento del ser humano sobre todo en el ámbito de las relaciones personales, porque intuía que distorsionaba lo que en esencia era natural en nosotros: el amor. Siempre he pensado en cómo podría aliviar ese sufrimiento que también me hacía daño a mí. La necesidad de encontrar respuestas y la solución para ese sufrimiento, hizo que comenzara a manifestarse en mi interior un impulso de “búsqueda”, que propició mi proceso de despertar y de apertura del corazón.

La mente, el cuerpo, la espiritualidad y las relaciones humanas han sido los centros alrededor de los cuales ha girado mi vida. He cultivado la mente con lecturas de tradiciones como la Hindú, Budista y Zen, además de psicología occidental y autoayuda.

He dedicado muchos años de mi vida a la práctica del arte marcial Karate Do Shotokan, el Dojo me ofrecía el espacio para cultivar cuerpo-mente-espíritu en esa búsqueda de la guerrera espiritual. Pasados esos años, una parte de mi comenzó a necesitar el Yin del arte marcial y fue a través del Hatha Yoga como pude nutrirla y desarrollarla. Actualmente, junto con la Bioenergética forma parte de mi práctica personal, además de pasar tiempo en la naturaleza en mi propia compañía desarrollando la pura percepción, la receptividad sin juicios y la aceptación incondicional. La madre naturaleza aparte de nutrirnos es una gran maestra de la vida.

Mi necesidad de quietud y verdadera escucha del silencio se nutre de diferentes tradiciones espirituales y me siento un ser abierto que reconoce y acoge los distintos caminos que la vida ofrece para llegar al “reencuentro” con nosotros mismos y con esa realidad superior que nos trasciende. Mi practica de silencio y escucha de lo profundo la sigo alimentando cada día.

En cuanto a mi interés por las relaciones humanas y como se desarrollan habitualmente, pude ver que lo que faltaba era autoconocimiento de uno mismo y desarrollar la consciencia, esto me llevo a formarme en diferentes recursos terapéuticos para hacer mi propio camino de sanación, integración y expansión de la conciencia, para poder acompañar a todas aquellas personas que sientan la necesidad de crecer abriendo su mente y su corazón al mundo, respetando en todo momento su esencia y su libertad.

Para terminar quiero agradecer a la Escuela para el Desarrollo Integral –Sadhana- el poder formar parte de este hermoso proyecto de la vida, manifestado a través de ella y que está contribuyendo a ese cambio que queremos ver en el mundo.

Un profundo abrazo